Infant Botulism Cases in Texas Linked to Mexican Honey Pacifiers

"Children under 12 months old should not consume honey," Texas Department of State Health Services advised.

The Texas Department of State Health Services is warning parents and other adults not to give babies pacifiers containing honey after four babies were treated for botulism in Texas. Each infant had been given a honey-containing pacifier purchased in Mexico.


The four illnesses occurred from mid-August to the end of October and caused all four babies to be hospitalized for life-saving treatment. The unrelated infants are residents of West Texas, North Texas and South Texas.


Botulism is a serious illness caused by a toxin that attacks the body’s nerves and can cause difficulty breathing, paralysis and even death. Honey may contain bacteria that produce the toxin in the intestine of babies that eat it. By the time children get to be 12 months old, they’ve developed enough other types of bacteria in their digestive tract to prevent the botulism bacteria from growing and producing toxin.


DSHS today also issued a health alert asking health care providers to look out for cases of infant botulism and to remind parents not to let babies eat honey. The Centers for Disease Control and Prevention and the American Academy of Pediatrics have long advised that children under 12 months old should not consume honey.


Honey-filled pacifiers are not common in the United States but may be available in some specialty stores and through online retailers. Most aren’t designed for the honey to be consumed, but some have a small hole so a child could eat the honey, or the pacifier could accidentally rupture or leak. Parents should also avoid pacifiers containing any other food substance, because they could also pose a risk of botulism.


Texas has had seven to eight cases of infant botulism per year in recent years. Ten confirmed or suspected cases have been reported in 2018. Additional information on botulism is available on the DSHS website.




Casos de botulismo infantil en Texas vinculados a chupones de miel mexicanos

"Niños menores de 12 meses no deben consumir miel", aconsejó el Departamento de Servicios de Salud del Estado de Texas.

El Departamento de Servicios de Salud del Estado de Texas está advirtiendo a los padres y otros adultos que no les den chupones a los bebés que contienen miel después de que cuatro bebés fueron tratados por botulismo en Texas. A cada infante se le había dado un chupon que contenía miel comprado en México.

Las cuatro enfermedades ocurrieron desde mediados de agosto hasta finales de octubre y causaron que los cuatro bebés fueran hospitalizados para recibir un tratamiento que les salvara la vida. Los bebés no relacionados son residentes del oeste de Texas, el norte de Texas y el sur de Texas. El botulismo es una enfermedad grave causada por una toxina que ataca los nervios del cuerpo y puede causar dificultad para respirar, parálisis e incluso la muerte. La miel puede contener bacterias que producen la toxina en el intestino de los bebés que la comen. Para cuando los niños tienen 12 meses de edad, ya han desarrollado otros tipos de bacterias en su tracto digestivo para evitar que las bacterias del botulismo crezcan y produzcan toxinas. El DSHS de hoy también emitió una alerta de salud solicitando a los proveedores de atención médica que vigilen los casos de botulismo infantil y que recuerden a los padres que no permitan que los bebés coman miel. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y la Academia Americana de Pediatría han aconsejado durante mucho tiempo que los niños menores de 12 meses no deben consumir miel. Los chupones llenos de miel no son comunes en los Estados Unidos, pero pueden estar disponibles en algunas tiendas especializadas y en tiendas minoristas en línea. La mayoría no está diseñada para que la miel se consuma, pero algunas tienen un pequeño orificio para que un niño pueda comer la miel o el chupete se rompa o gotee accidentalmente. Los padres también deben evitar los chupones que contengan cualquier otra sustancia alimenticia, ya que también podrían representar un riesgo de botulismo. Texas ha tenido de siete a ocho casos de botulismo infantil por año en los últimos años. En 2018 se notificaron diez casos confirmados o sospechosos. Se puede encontrar información adicional sobre el botulismo en el sitio web de DSHS.

Powered by Smart Ad

smartadtrans.png
  • Facebook Social Icon

© 2020 by Eagle Pass News Leader.